A continuación te entregamos una lista útil para prevenir accidentes en la época estival y como salir del paso por si sufres alguno.

Durante esta época del año y producto del comienzo de las vacaciones y la temporada estival, existen mayores probabilidades de accidentes por inmersión y en este sentido para la Policía de Investigaciones de Chile, es fundamental prevenir a la comunidad sobre los distintos tipos de delitos y hechos que atenten contra la vida, integridad y seguridad de las personas.

Por lo anterior, se hace un llamado a la comunidad a tomar en cuenta estos consejos:

En menores y niños:

* Los pequeños deben estar permanentemente acompañados de una persona adulta y responsable, especialmente si no saben nadar.

* Preocúpate de que las piscinas posean una adecuada reja perimetral que impida el ingreso de los menores cuando ésta no se encuentra en uso.

* Evita dejar cerca de la piscina o dentro de ella, elementos que puedan llamar la atención de los menores como pelotas o juguetes, pues los niños pueden intentar buscarlos y caer accidentalmente al agua.

* No dejes nunca al menor sólo en un lugar con agua, aunque sea una pequeña cantidad.

* Enseña tempranamente a tus hijos  a nadar.

En personas adultas:

* Respeta siempre las señaléticas que indican los lugares no aptos para el baño.

* Evita realizar acciones imprudentes o conductas temerarias.

* Prefiere siempre los lugares habilitados para el baño y con el respectivo personal salvavidas.

* No consumas alcohol previo al ingreso al agua, ya que su ingesta en exceso puede resultar fatal.

• Evita ingresar al agua luego de haber comido para evitar los calambres al interior.

ALGUNOS FACTORES DE RIESGO:

Edad: Este es uno de los principales factores de riesgo, ya que se vincula a accidentes acaecidos cuando menores de edad se encuentran sin supervisión de un adulto responsable. De acuerdo a los datos entregados por la OMS, los menores de 5 años suelen presentar los mayores índices de mortalidad por ahogamiento.

Sexo: En términos globales, los hombres presentan un índice de mortalidad mayor que el que ostentan las mujeres; lo mismo ocurre en el caso de muertes por inmersión. Los hombres están más expuestos al riesgo de ahogamiento y tienen más probabilidades de sufrir un episodio de ahogamiento no mortal. Los estudios del tema, indican que los varones se exponen más al agua y realizan prácticas más arriesgadas como, por ejemplo, bañarse en lugares prohibidos, en solitario, tras haber consumido alcohol, etc.

Acceso al agua: Tener mayor acceso al agua es otro factor de riesgo. Los niños que viven cerca de puntos o cursos de agua al aire libre, corren especial peligro de este tipo de muerte accidental. Además, en las localidades donde existen actividades económicas vinculadas al agua, como la pesca, suelen registrarse mayores cantidades de muertes por inmersión.

OTROS FACTORES DE MAYOR RIESGO DE AHOGAMIENTO:

* Lactantes o menores de edad sin vigilancia en bañeras o piscinas.

* Embarcaciones poco seguras o inadecuadas para condiciones climáticas adversas, carentes de dispositivos flotantes.

* Consumo de alcohol cerca o dentro del agua.

* Concurrencia de algún tipo de enfermedad preexistente (epilepsia, problemas cardiacos, etc.).

Al respecto la Subcomisario Rosa Otárola de la Brigada de Homicidios Arica es enfática en señalar la importancia de seguir estos consejos ya que “Las concurrencias por muertes por inmersión en Chile entre los años 2007 y 2013 corresponde al 7% de las muertes investigadas a nivel nacional”, además señala “tomar en cuenta estos consejos y considerar los factores de riesgos que hoy damos a conocer ,es clave para prevenir y así minimizar los fallecimientos por este tipo de causa”.

¿QUÉ HACER EN CASO DE INMERSIÓN?

La consecuencia más importante de la inmersión prolongada bajo el agua, sin respiración, es la hipoxemia –disminución anormal de la presión parcial de oxígeno en sangre arterial-. La duración de la hipoxia es el factor crítico para determinar la evolución de la víctima. Lo único que impedirá una recuperación normal del semiahogado es la hipoxia irreversible. Por tanto, el factor determinante del pronóstico neurológico es la rapidez con que se instaura la reanimación cardiopulmonar y se recupera la respiración espontánea y la contracción cardíaca, es por ello que el tratamiento debe comenzar, siempre, en el mismo lugar del accidente.

Hay que considerar, que generalmente se desconocen las circunstancias que rodean un accidente por inmersión, por lo cual, los rescatistas no saben cuánto lleva la víctima sumergida. No obstante, hay algunos datos que hay que tener en cuenta:

1. Lo más importante, es extraer a la víctima del lugar del ahogamiento e iniciar prontamente las medidas de reanimación.

2. El tratamiento de reanimación debe iniciarse en el lugar del accidente.

3. Si la víctima comienza a toser o a escupir agua por su nariz y boca, hay que ponerlo de lado, esto ayuda a evacuar el agua de los pulmones. Además, si la persona se encuentra tendida, debe inclinar hacia abajo su cabeza, con el propósito de reducir el riesgo de que el agua retorne a los pulmones.

4. Nunca intentar rescatar a alguien que está más allá de sus posibilidades físicas, la idea es evitar que hayan más víctimas.

Deja tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your name here

ERROR: si-captcha.php dice: no hay soporte para imagen GD en PHP!

Ponte en contacto con tu proveedor de alojamiento web y pregunta por qué el soporte para imagen GD no está habilitado para PHP.

ERROR: si-captcha.php dice: la función imagepng no se detecta en PHP!

Ponte en contacto con tu proveedor de alojamiento web y pregunta por qué la función imagepnp no está habilitado para PHP.

Please enter your comment!