• Manual apoyará trabajo en terreno en tareas de fomento y fiscalización que ejercen profesionales de CONAF para conservar el patrimonio natural  nortino en materia de formaciones nativas, también llamadas xerofíticas.

Un taller destinado a recoger los aportes regionales para la construcción de una guía de reconocimiento de las especies vegetacionales autóctonas de Arica y Parinacota, llevó a cabo la CONAF, con profesionales de la oficina central e investigadores de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile.

img-20161012-wa0007

El trabajo apunta específicamente a las llamadas formaciones xerofíticas, palabra algo difícil de pronunciar, pero que en el lenguaje especializado sirve para designar a aquellas especies propias de zonas áridas y semiáridas.

En este caso además se busca trabajar con aquellas especies incluidas en el Decreto Supremo 68 del Ministerio de Agricultura, y las que pudieran añadirse a dicho cuerpo legal, el que oficializa la nómina de especies originarias del país, en consideración a las tareas de conservación, protección y acrecentamiento de los recursos naturales renovables que al sector le competen.  En ese contexto, el DS 68 es también un instrumento legal indispensable para las tareas de fomento y fiscalización de tales recursos que a CONAF le toca ejercer a través de la Ley 20.283 del Bosque Nativo.

Fondo de Investigación

La oportunidad de construir esta guía la dio el Fondo de Investigación del Bosque Nativo, el que recogió en su 6° concurso, “una fuerte demanda de las regiones del norte del país”, según aseveró la ingeniera forestal Carmen Gloria Quezada, quien participó del taller en Arica junto a Aira Faúndez Fallau, ingeniera en Recursos Naturales Renovables y Rodrigo Flores Fuentes, ingeniero agrónomo, tesista de la Universidad de Chile e integrante del equipo de investigadores a cargo del proyecto.

Carmen Gloria Quezada explica que la demanda nortina desde la propia CONAF, tiene que ver con “contar con una guía en la cual se pudiese conocer los distintos estados fenológicos de las formaciones xerofíticas –es decir las distintas etapas o estados de crecimiento de cada especie- para su reconocimiento en terreno, en atención a la cantidad de estudios que les estaba tocando analizar en proyectos de diverso orden, ya sean energéticos, eólicos y otros, y en los que se proponían cambios en las coberturas de las formaciones vegetacionales”.

Especial importancia tiene esto, ya que según la profesional “dentro del desierto por ejemplo, en algunos minutos puede aparentemente no verse ninguna formación vegetacional,  y en otros estados de desarrollo estos lugares tienen vegetación importante que hay que proteger y conservar”.

Guillermo Cisternas, director regional de CONAF, afirma que “en este mismo sentido de protección, fomento y conservación, para lo que la guía es muy significativa, a nivel del norte tenemos también el desafío de ir aumentando el listado contenido en el DS 68, el que para la región actualmente contiene sólo 15 especies, en circunstancias que contamos con muchas otras formaciones originarias que importa mucho conservar como patrimonio natural regional”.    De hecho, Rodrigo Flores quien desarrolla su tesis respecto de las especies presentes en la región, indica que de la cifra de cinco mil especies que tiene Chile, más del 10% es de esta región –unas 722- y de estas unas 600 son autóctonas.

Especies

Entre las especies locales incluidas en el DS 68 figuran los dos tipos de queñoa que tiene la región, así como el tamarugo, la tara, la pacana, el algarrobo o el sauce, entre otros árboles.  En materia de suculentas figura el cactus candelabro.  Y  la llareta, aunque parezca extraño, o más bien confirmando su rareza, figura entre las herbáceas al igual que la yerba de la plata.  A futuro se espera añadir otras como la coa (hierba de uso ceremonial) y el yaro (Acacia macracantha)

Carmen Gloria Quintana complementa por su parte que “además se definió que la guía  fuera algo más bien operacional, que pudiese ser una herramienta de apoyo tanto a los fiscalizadores, como a la gente de los departamentos forestales y que ayude a resolver los problemas específicos en terreno, y sea algo utilizable y práctico”.

Carla Vargas, profesional del Departamento de Fiscalización y Evaluación Ambiental de CONAF regional, comenta por su parte que “en el taller se trabajó con claves de reconocimiento para especies con las cuales trabajamos diariamente y que nos toca fiscalizar porque están en el DS 68, por lo cual esta guía o manual será de gran apoyo en terreno”.

Sobre la relevancia de nuestra flora regional, Carmen Gloria Quinta recuerda a su vez  que “los recursos aquí presentes constituyen parte de las llamadas zonas de hotspot mundial -es decir puntos calientes de biodiversidad con prioridad de conservación-.  Por eso es super importante contar con herramientas que nos permitan como institución cumplir con nuestra función que es conservar, recuperar.   Y nosotros tenemos que tener las herramientas  suficientes como para poder trabajar y dar opinión técnica fundada respecto a estas especies que nos entregan un sinfín de servicios ecosistémicos y una biodiversidad que no vamos a encontrar en otra parte del mundo”.

Deja tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your name here

ERROR: si-captcha.php dice: no hay soporte para imagen GD en PHP!

Ponte en contacto con tu proveedor de alojamiento web y pregunta por qué el soporte para imagen GD no está habilitado para PHP.

ERROR: si-captcha.php dice: la función imagepng no se detecta en PHP!

Ponte en contacto con tu proveedor de alojamiento web y pregunta por qué la función imagepnp no está habilitado para PHP.

Please enter your comment!