Al Partido Socialista, a sus Parlamentarios y a sus Consejeros Regionales les causa profunda extrañeza que al interior del actual gobierno las autoridades o sus mandos medios tengan una actitud persecutoria con algunos de los funcionarios que desempeñan labores de carácter técnico al interior de sus dependencias, consultándose incluso por su posible militancia.

Lo que es contrario a toda vocación republicana es perseguir por ideas a los trabajadores, así lo expresa la constitución en el art. 19 cuando reconoce a todos el derecho de la libertad de consciencia y así mismo lo reconoce la Corte Suprema recientemente al obligar al Estado a justificar y acreditar los despidos, donde en un fallo de la tercera sala se lee textual “….las entidades públicas tendrán que entregar las justificaciones necesarias para cursar una desvinculación..”

No es comprensible entonces que a días de asumidos, funcionarios de confianza de la autoridad hayan iniciado una persecución ideológica al mejor estilo de los años 80, ¿cómo se podrá entender que sin evaluar a los funcionarios ya se esté pensando en despedir?, Es del todo débil el intento de justificar dicha acción catalogando a todos de “operadores políticos” ya que como hemos dicho quienes tenían responsabilidades políticas ya renunciaron y eso la autoridad bien lo sabe.

Por tanto, el Partido Socialista llama a sopesar en su mérito la labor de cada trabajador, evaluar su desempeño en el tiempo y no dejarse llevar por la premura que intentan imponer los partidos oficialistas, llamamos a sentar las bases para el entendimiento y los acuerdos, pero para ello lo primero que se debe imponer es el respeto a las personas más allá de su particular forma de pensar.

Deja tu comentario

Dejar respuesta

Please enter your name here

*

Please enter your comment!